La boda de Celia y Sito podemos decir que es la RE-BODA. Es una boda como todas las que se han celebrado y se vayan a celebrar en este año 2020 marcada por el Covid.

Su fecha original estaba previsto para el viernes de dolores y debido al covid se tuvo que suspender en esa fecha. Si algo se puede destacar de esta pareja son dos cosas. La sencillez y sus profundas creencias religiosas. Ese binomio hizo que dieran el paso de casarse cuando la pandemia estaba en todo su auge. Pero lo hicieron solos, ante Dios y con testigos necesarios para poder que la boda religiosa fuera válida. Eso sí, con la firme promesa de recasarse, bueno mejor dicho, con una renovación de los votos donde todos los familiares y amigos pudieran participar de la alegría que ellos querían compartir con todos ellos inicialmente pero que el covid les privó.

Así que sí, este reportaje es el de la Re-Boda. Porque esta pareja es la Re-Pareja, la Re-Pera y la Re-Leche. ¿ Adivináis que se dejó la novia antes de entrar a la Iglesia ?

Pista 1: Sin eso ella decía que no entraba a la iglesia.

Pista 2: El padre tuvo que ir corriendo a casa a recogerlo.