La boda de Celia y Sito podemos decir que es la RE-BODA. Es una boda como todas las que se han celebrado y se vayan a celebrar en este año 2020 marcada por el Covid.

Su fecha original estaba previsto para el viernes de dolores y debido al covid se tuvo que suspender en esa fecha. Si algo se puede destacar de esta pareja son dos cosas. La sencillez y sus profundas creencias religiosas. Ese binomio hizo que dieran el paso de casarse cuando la pandemia estaba en todo su auge. Pero lo hicieron solos, ante Dios y con testigos necesarios para poder que la boda religiosa fuera válida. Eso sí, con la firme promesa de recasarse, bueno mejor dicho, con una renovación de los votos donde todos los familiares y amigos pudieran participar de la alegría que ellos querían compartir con todos ellos inicialmente pero que el covid les privó.

Así que sí, este reportaje es el de la Re-Boda. Porque esta pareja es la Re-Pareja, la Re-Pera y la Re-Leche. ¿ Adivináis que se dejó la novia antes de entrar a la Iglesia ?

Pista 1: Sin eso ella decía que no entraba a la iglesia.

Pista 2: El padre tuvo que ir corriendo a casa a recogerlo.

Boda elopement en Madrid


Reportaje de boda elopement en Madrid
fotografías naturales de boda

Felix y Mercedes querían un boda elopement, una boda especial fuera de los convencionalismos. Querían un reportaje de boda con fotos naturales y una ceremonia sin las rigideces de las bodas tradicionales. Ellos como muchas veces ocurre en cocina querían un mar y montaña.

Organizar este elopement en Madrid, como fotógrafo, era una reto. Una boda elopement en Madrid queriendo mar pero sin tenerlo era complicado. Los ríos en Madrid no transmiten la idea de mar, pero… ¿ y un pantano?. Esa era la solución. El entorno lo tenía todo, “mar” montaña – bosque. Para completar la guinda del pastel sólo faltaba encontrar una casa rural con ese toque rústico, cálido que querían. Al final, todas las piezas encajaron y el resultado es el que podéis ver en este reportaje. 

Reportaje de boda en Madrid

Estefanía y Roberto me dejaron ser partícipe de su boda haciéndoles el reportaje de boda y además de darles las gracias por ello, les doy las gracias porque me lo pasé genial. Mucha gente puede pensar que el trabajo de fotógrafo de bodas está reñido con la diversión y no es así. No quiere decir que yo participara de la fiesta pero viendo la que se montó en esta, yo sufrí, me reí y disfrute una barbaridad. 

La tarde empezó con sobresalto. Tooodo estaba previsto para hacer la ceremonia en el jardín pero las tormentas de verano hicieron su aparición. Esta en concreto no se quedó en una simple tormenta, en esta parecía que se habían roto las tuberías del cielo. Vaya forma de llover. Total, que se tuvo a habilitar un salón para realizar la ceremonia. Las palabras prisas, stress , preocupación y miedo se quedan cortas para describir lo vivido.

Como todo cuento de hadas, al final, todo salió genial. Es de justicia mencionar el trabajazo que hicieron en el Restaurante San Francisco de El Pardo. Auténticos profesionales, empezando por Lorita, Ivan, Miguel Angel, etc, etc. Tuvieron que reorganizar todo por la lluvia y no descuidaron ni el más mínimo detalle.

Fotografías de boda naturales

Si os apetece ver momentos entrañables de los novios, fotografías de boda naturales y originales que muestran una guerra de risquetos y bolas de poliexpam en toda regla, a un novio al que le cantan «el anillo pa cuando», pareja digamos que con unos cuantos años ya a sus espaldas, dándolo todo. En vez de contar todas las historias que sucedieron os invito a ver el video con el reportaje de boda. Espero que las disfrutéis tanto como yo disfrute ese día.

Reportaje de boda en Madrid y su simbiosis con la climatología.

El reportaje de boda en Madrid de Cristina y Angel es un fiel reflejo de la climatología de ese día. Dias antes la previsión daba lluvia y tormentas intensas pero ese día hubo de todo. Hubo lluvia y hubo sol, o lo que es lo mismo, hubo momentos de mucha emotividad con abundancia de lágrimas y hubo momentos con sol radiante y mucha alegría.

Lo que no faltó en ningún momento durante toooooda la celebración fue el baile. Alli bailaban todas las mesas, los camareros y hasta si me apuras, el fotografo de la boda, bueno, un servidor no, que si no las fotos de la boda corrían peligro de salir trepidadas….